Welcome to your Estilos Financieros

Suelo terminarme el dinero semanal, quincenal o mensual antes de que llegue el siguiente ingreso.
La mayoría de los meses no me alcanza para ahorrar.
Creo que lo fundamental es vivir el momento y divertirme.
Prefiero pagar las cosas a crédito que en efectivo.
Suelo tener mi tarjeta de crédito a tope.
Prefiero decidir cómo utilizar mi dinero conforme a lo que vaya necesitando y sucediendo, que hacer un plan de ingresos y egresos.
Suelo emplear la frase “Dios proveerá” cuando agoté mi dinero.
“Buena compra” es cuando lo que compro me hace sentir bien.
Prefiero cargar siempre mi tarjeta para poder comprar algo si así lo deseo.
Comprar es lo que mejor me hace sentir.
Mi plan principal fue o será comprar mi  casa antes que gastar en placeres.
Prefiero vivir solo con lo que necesito.
Cuando pienso hacer una compra me suelo preguntar: ¿realmente tengo para gastar?
Mi principal objetivo económico es asegurar y mantener mi capital.
Lo más importante para mí es que mi familia tenga lo básico asegurado.
Mi objetivo de ahorrar es para imprevistos.
Una buena compra es cuando recibo más por mi dinero.
Prefiero tener un empleo seguro, que un negocio que pueda fracasar.
Me gusta llevar un plan económico de gastos, entradas y ahorros mensual.
Me provoca malestar gastar más de lo previsto.
Lo que me motiva es tener libertad financiera para llegar a un punto en el que mi dinero en automático genere más dinero.
Siento una gran satisfacción cuando aprovecho una oportunidad de negocio.
Siento que el ahorrar es perder dinero.
Prefiero o preferiría invertir en negocios por que implica tener más tiempo en el futuro.
Pienso que el riesgo es algo inevitable para tener éxito.
Mi objetivo de ahorrar es para invertir.
Suelo tener una estrategia de cómo mover mi dinero para que se multiplique.
No me preocupa perder a corto plazo si sé que a la larga ganaré.
Mi principal objetivo es aumentar mi patrimonio aunque implique riesgos.
La palabra riesgo representa oportunidad.