Está comprobado: el ejercicio tiene la capacidad de cambiar tu cuerpo, tu mente, tu actitud y tu humor.  Adoptar una rutina de ejercicios puede suponer un gran cambio en tu vida diaria lo cual generará un gran beneficio, no solo en tu salud, sino en tus interacciones con tus compañeros de trabajo y tu familia.

Si tienes a tu cargo un grupo de colaboradores podrás observar que aquellos que dedican tiempo al deporte suelen destacar en sus capacidades cognitivas, como la memoria o la resolución de problemas, desarrollando cambios estructurales a nivel cerebro.

 

MEDICINA PARA EL ESTADO FÍSICO, EMOCIONAL Y MENTAL

 

La actividad física no solo nos aporta salud, sino que también nos ayuda a mantener un bienestar mental ya que la endorfina que se secreta con el ejercicio, nos aporta oxígeno al cerebro generando beneficios como:

  • Combatir el estrés.
  • Eliminar la ansiedad.
  • Ayudar a la disminución de la depresión.
  • Aumentar la autoestima.
  • Mejorar la calidad del sueño.
  • Ayudar en la capacidad de razonamiento y análisis.
  • Mejorar la memoria a largo plazo.
  • Reducir el riesgo de enfermedades neurodegenerativas.

 

EL DOLOR DE HOY ES TU FUERZA DEL MAÑANA

 

Al realizar al menos 30 minutos de ejercicio durante el día, te podrá mantener en forma y con la capacidad de obtener todos los beneficios que te aportan las actividades físicas. Procura realizar un deporte que te produzca placer, pero no te encasilles, ya que de esta forma, al lograr una rutina de ejercicios variados, evitarás caer en el aburrimiento; podrías incluso intentar establecer diferentes rutinas según la época del año. Con el paso del tiempo, podrás observar que vas a ir aumentando la cantidad de ejercicio diaria, teniendo sesiones más activas.

 

EN LA VARIEDAD ESTA EL GUSTO

 

Las actividades que puedes realizar son muy variadas. Logra tus resultados combinando actividades acuáticas, con ejercicios de relajación como el yoga o el pilates. Otra opción es empezar deportes recreativos como futbol, baloncesto, rugby, etc., ejercicios que además te ayudan a mejorar tus relaciones personales con tus compañeros de equipo.

 

Si aún no logras crear un espacio para ejercitar tu cuerpo debido a tu jornada laboral, procura al menos realizar una caminata de 2 minutos cada media hora, siempre que puedas, utiliza las escaleras, decídete a levantarte, caminar y buscar a una persona, en lugar de enviarle un mensaje por teléfono. De esta forma comienzas a cuidar tu cuerpo.

 

NADA CON EXCESO TODO CON MEDIDA.

 

Recuerda que mucho de algo bueno, también puede ser malo. Escucha siempre a tu cuerpo, no excedas tus limites y proporciona también tiempo de descanso. La intensidad de tus sesiones de entrenamiento, deben de aumentar paulatinamente, no solo para evitar lesiones sino también para prevenir problemas de sueño o dolores musculares, recuerda, lo mejor es encontrar el equilibrio perfecto.

 

Fuente: | CentralTest |