¿Sabes lo que es la inteligencia social? Se le da este nombre a las habilidades o capacidades que cada persona posee para comunicarse y relacionarse con otras personas de una forma empática y asertiva.

 

Entonces, partiendo desde esta premisa, es importante que observes tu empresa y te preguntes ¿Valoras la inteligencia social que se refleja en tus colaboradores? ¡Es sencillo! Observa bien a tu equipo, en especial a aquellos en puestos directivos, y analiza si cubren habilidades blandas como:

 

  • La expresión
  • El diálogo
  • La escucha activa
  • La mediación de conflictos
  • El aprendizaje
  • La comunicación

 

Si crees que tu empresa puede mejorar en sus niveles de inteligencia social, ¡estás en lo cierto! Esta mejora te puede traer grandes beneficios como:

 

  • Habilidades de escucha
  • Actitudes de respeto mutuo
  • Capacidades de adaptación
  • Claridad a la hora de expresarse

 

Puedes encontrar varios puntos clave con los que puedes trabajar para aumentar la inteligencia social si pones atención en estos elementos:

 

Observación

 

Dedica un tiempo para observar bien a tus colaboradores, revisa el lenguaje no verbal que tienen durante su periodo laboral y analiza la relación que tienen entre ellos. Conoce los objetivos y las motivaciones de cada uno de ellos descubriendo la capacidad que tienen de adaptar su inteligencia social.

 

 

Empatía

 

Después de haber realizado tu etapa de observación, acércate a tus colaboradores con un sentido empático poniéndote tu mismo en su lugar.  Acompaña sus actitudes para establecer un vínculo emocional con tu equipo, y respeta las opiniones que recibas aunque no estés de acuerdo con ellas.

 

Utiliza el nuevo canal creado por este nuevo vínculo emocional y evita generar juicios o responder de manera impulsiva, dándoles su espacio para expresarte sus ideas.

 

 

Carisma

 

El carisma, puede ser un aspecto de la inteligencia social que no se tiene mucho en cuenta pero resulta muy importante. Una persona carismática es capaz de influir en los demás y son admirados regularmente.

 

Para poder desarrollar una personalidad carismática, recuerda escuchar a tu equipo sin interrumpirlos, reconocer los errores y ofrecer un entorno de confianza.

 

 

 

 

Fuente: | CentralTest |