¿Medir el coeficiente intelectual (CI) es un indicador de éxito?

La respuesta es no. Aunque si es un dato muy importante y relevante, medir el éxito tomando como base el CI no está completamente dentro de la realidad. Actualmente se valora en gran medida, dentro de cualquier empresa, el desarrollo de la inteligencia emocional.

 

Pero, ¿qué es la inteligencia emocional? Sencillo: La inteligencia emocional es una estructura interior que nos ayuda a entender de qué manera respondemos y nos adaptamos a nuestras emociones y cómo reaccionamos ante las emociones de los demás. Elaborando un autoconocimiento emocional, podemos manejar nuestros propios sentimientos y emociones.

 

Entender las emociones ajenas y ser empático con colegas y colaboradores te da la oportunidad de aprender más sobre las reacciones emocionales y avanzar en el proceso y construcción de habilidades blandas. El camino es claro: La empatía y la amabilidad, mejorarán la inteligencia emocional. ¿Quieres saber cómo? Sigue estos tres consejos:

 

1. Sobredosis de oxitocina para todos

Ya conocemos que la oxitocina es la hormona del bienestar, producirla es tan sencillo como realizar actos altruistas por otras personas, es decir, hacer el bien sin esperar algo a cambio. Con acciones como:

  • Dar un regalo
  • Hacer un cumplido
  • Ayudar a un compañero

pueden provocar resultados muy benéficos para tu inteligencia emocional, ya que, cuando la otra persona descubre tu acción desinteresada, refleja amabilidad y te da acceso a la construcción de una relación y conexión más significativa. Al aumentar estas interacciones sociales, fomentas la comunicación eficiente.

 

2. Conéctate con tu entorno

Gracias al COVID-19, nadie ha sido ajeno a los cambios radicales que hemos hecho para poder navegar esta etapa. Sin embargo, esta pandemia, ha logrado de igual forma que nos conectemos más con nuestro entorno, de tal forma que nuestras relaciones interpersonales se han visto beneficiadas por la conexión social. Practica la amabilidad y la empatía al entrar en un ciclo positivo adoptando responsabilidades en tu comunidad y vinculándote emocionalmente con los demás. Estarás incrementando tu inteligencia emocional con acciones tan naturales como:

  • Llamar para preguntar cómo se encuentran
  • Ofrecer ayuda a un vecino o amigo
  • Participar en eventos en tu comunidad

 

3. La primera riqueza es la salud

La empatía que inyectamos en nuestra vida diaria es un indicador de buena salud. Se ha descubierto que personas que suelen realizar actos de empatía, gozan de una mejor salud y felicidad. Por ejemplo, se ha descubierto que las personas que suelen organizar actos de beneficencia, gozan de un 48% más de salud que quién no se interesa en estos temas. Mientras más te intereses en temas de amabilidad y empatía con tu entorno, disfrutarás de una mejor salud. 

 

Apoya a tus amigos, familiares, compañeros, colegas y colaboradores a sobrellevar dificultades, depresiones  e incertidumbres, con ello aumenta tu salud y tu inteligencia emocional.

 

 

 

 

Fuente: CentralTest